Caballeros Águila del Imperio Mexica

Compartir:

Por Miguel Salinas Chávez y Graciela Cruz Hernández.

Hoy hablaremos de una institución y orden de elite mística dentro del ejército mexica: los caballeros águila. Esta Orden era el grado máximo al que podían aspirar los guerreros aztecas.

Los cuauhpilli, o «noble águila» también llamados guerreros águilas, eran admirados pues hacían voto y promesa de morir en defensa de su patria y de no huir jamás del combate y eran los únicos del ejercito Azteca, que no estaban restringidos por derechos de nobleza, pues incluso los macehuales (la clase más baja dentro de la sociedad Azteca), podían ser admitidos.

Los guerreros águila tenían grandes conocimientos teóricos y una resistencia física sin igual, a la par de los más emblemáticos guerreros de la Historia. Tanto los caballeros jaguar como los caballeros águila eran educados desde los siete años en el arte de guerra, como ya he comentado en esta sección cuando hable de los sistemas educativos aztecas. Para aspirar a formar parte de esta nobleza guerrera se requería haber concluido en forma destacada los estudios en el calmecac y haber participado en por lo menos tres guerras dando muestras de gran valor. Además necesitaba la aprobación de las autoridades del calpulli (barrio) en el que habitaban, y ellas debían avalar la buena conducta del solicitante y atestiguar que era una persona con un claro interés por los problemas de su comunidad.

Al ingresar como aspirantes, los jóvenes abandonaban sus hogares y se trasladaban a residencias especiales en donde iniciaban un periodo de aprendizaje de cinco años, periodo durante el cual fortalecían su cuerpo y su espíritu a través de una rigurosa disciplina, y se ponían en contacto con el nivel más elevado de las antiguas enseñanzas. Recibían conocimientos sobre teogonía, matemáticas, astronomía, botánica, lectura e interpretación de códices. Lo difícil de los estudios y de las disciplinas a las que eran sometidos, hacía que el número de aspirantes se redujera considerablemente en el transcurso de los años que duraba la instrucción, después de la cual venía un período de pruebas, en las que los aspirantes tenían que dar muestras de su capacidad de mando dirigiendo tropas en combates y de su habilidad para aplicar en beneficio de su comunidad los conocimientos adquiridos.

Una vez concluido este período, los aspirantes que habían logrado superar todos los obstáculos, eran admitidos como miembros de la orden, y se les otorgaba, en una impresionante ceremonia, el grado de jaguar y con esto se convertía automáticamente en aspirante a cuauhpilli. Mientras que el caballero jaguar era la representación del ser que es dueño de sí mismo y que se encuentra al servicio de sus semejantes, el caballero águila simbolizaba la conquista de la más elevada de las aspiraciones humanas: la superación del nivel ordinario de conciencia y la obtención de una alta espiritualidad.

La diferencia entre la orden del jaguar y la del caballero águila, era que la primera ayudaba a sus miembros lo más posible, alentándolos en su empeño y proporcionándoles los valiosos conocimientos de que era depositaria, mientras que en la de caballeros águila, la realización interior que se requería para lograrlo, era resultado de un esfuerzo puramente personal.Por ello cada aspirante debía elegir su propio camino para lograr esta meta y debía recorrerlo hasta lograr una supremacía espiritual que llevara a la orden a reconocer en él, a un ser que había logrado realizar el contenido ideal en el más venerable de los símbolos náhuatl: el águila, expresión del espíritu. Los Guerreros Jaguar y Águila, fueron los hombres más temibles del antiguo mundo mesoamericano.

Por 200 años, estas fuerzas de élite azteca dominaron a sus vecinos para forjar un enorme imperio. La disciplina, fortaleza, templanza, autocontrol, entrega al bien común y profundo desarrollo espiritual de los caballeros águila, deberían ser el modelo y ejemplo para nuestra juventud mexicana actual y por ser una gloria de nuestro pasado, los caballeros águila son un orgullo de nuestra identidad nacional mexicana.

Sobre el autor:

Website | + posts

Nació en la Ciudad de México En 1975.

Analista político desde hace más de 23 años, ha dado asesorías estratégicas a la iniciativa privada, a las fuerzas armadas, partidos políticos, a la Iglesia y a representaciones diplomáticas.

Ha impartido cursos de religión, historia, apreciación e historia del arte, geoestratégia y política, crecimiento personal y espiritual, entre otros temas en diversas ciudades de México.

Ha escrito más de 400 artículos sobre una amplia gama de temas como: historia, economía, política, defensa de la vida, escatología, religión, arte, ciencia, tecnología, nuevo orden mundial y revisionismo entre otros temas que han sido publicados en revistas y sitios de internet de México y otros países de habla hispana de América y Europa.

Fundó hace cinco años el Boletín de Información e Inteligencia Estratégica (BIIE) que es una publicación internacional calificada como uno de los mejores y más especializados medios de inteligencia, que se publica quincenalmente, y además produce videos de conferencias, entrevistas e informes especiales con sus corresponsales de diversas partes del mundo.

Participó como ponente junto con expertos de todo el mundo en el primer Congreso Internacional Identitario en mayo de 2015 en Guadalajara, Jalisco, México.

En febrero de 2016 publicó su primer libro Iglesia Perseguida Iglesia Verdadera que fue prologado por el Doctor en Teología y Doctor en Humanidades José Alberto Villasana.

Por invitación e iniciativa de Esteban Arce, uno de los comunicadores más importantes e influyentes de México, Miguel Salinas Chávez fundó en marzo de 2017 Orgullo e Identidad Nacional Mexicana (OEINM) que es una productora de contenidos audiovisuales para crear material identitario nacionalista de México, el cual originalmente se difundió a través de los medios de comunicación abierta más importantes de México como son Televisa y Grupo Imagen, en los espacios informativos que conduce Esteban Arce y ahora además, ese contenido se difunde en su propia página web, su canal de YouTube, y ampliamente en las redes sociales con la intención de despertar y exaltar el orgullo por la identidad nacional.

Es colaborador del periódico español Gaceta.es que es uno de los más influyentes de aquél país.

Es el representante en México de Infovaticana que es uno de los sitios web más seguidos e influyentes a nivel mundial sobre temas relacionados con la Iglesia Católica.

Conduce el programa México para Iberoamérica del canal de TV argentino TLV1.

Es colaborador y el representante en México del Consorcio de Medios español Grupo Intereconomía.

Es el representante en México del canal de tv colombiano Tele Amiga.

Compartir:

Deja un comentario

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!